jueves, 14 de julio de 2011

Fijate vos

"Quizá les haya pasado en alguna ocasión, quizá alguna vez caminando por la calle les pareció ver entre el tumulto de la gente a una persona a la que amaron hace mucho tiempo. A penas fue un instante, un breve destello de luz, el suficiente como para dejar una quemadura en la retina y en el alma, el suficiente como para dejarte paralizado en mitad de la acera sintiéndote contra corriente de todo, sin saber muy bien que hacer o que decir. Y se le llena a uno la cabeza de recuerdos. Y el caso es que no estás seguro de que se trate de esa persona porque, primero, fue como digo, un breve instante, y en segundo lugar, porque hace tanto tiempo desde la última vez que os visteis que, que... todos hemos cambiado en este tiempo. Y tú también, aunque a veces te niegues a reconocerlo, y está bien que así sea. El caso es que entonces, uno queda dudando en mitad de la acera, pensando si no será que uno confunde la realidad con el deseo, quiero decir, que quizá sí se trate de esa persona, pero a lo mejor no, a lo mejor uno lo desea tanto que la inventa entre la gente. Desapareciendo y apareciendo. Apareciendo y desapareciendo. Y no digo que quedara algo urgente, por decir, algo pendiente. Quizá no sea eso, quizá, quizá  sea un deseo inconsciente. Y uno sólo quiere encontrarse con ella para decirle cualquier tontería. Quizá para recuperar un retazo de aquellos tiempos en los que éramos eternos e invulnerables. Quizá sólo para decir “qué ha sido de ti en todo este tiempo? Qué fue de nosotros? Qué ha sido de mi?”. Algo parecido ocurre en la canción que vamos a cantar ahora. Transcurre en el metro de mi ciudad, Madrid. Es la historia de un tipo que entra en el vagón de metro, y encuentra, en el asiento de enfrente, una muchacha que le recuerda una mujer a la que amó. O quizá sea ella. No lo sabe. Y está también lleno de dudas. Lo que voy a contar a continuación, lo entenderá quien conozca la canción, quien no conozca la canción, tendrá que esperar a que la cantemos, para entender lo que voy a contar a continuación. Muchos familiares y amigos, y amigas, se acercan para preguntarme sobre esta canción, sobre el final de la canción. Más bien, para preguntarme que qué diablos le pasa por la cabeza a la muchacha que protagoniza dicho final. Nunca puedo satisfacer a quien pregunta porque no tengo ni puñetera idea de lo que le pasa por la cabeza a la muchacha. Pero sí sé algo, sé que un día todo cambiará, espero que más pronto que tarde, pero un día las cosas serán diferentes, un día el muchacho entrará en el vagón, y la encontrará en el asiento de enfrente, radiante y luminosa. Y se acercará, y le hará la pregunta que siempre le hace al terminar la canción, y un día, todo cambiará. Ella se levantará de su asiento sosteniéndole la mirada, el metro detendrá su ritmo, todas las cabezas se girarán hacia ellos, la ciudad también se detendrá, la gente parada en las aceras, los coches en mitad de la calle, las palomas emprenderán el vuelo... ella se acercará mucho a él, y un día le responderá de forma muy diferente a como lo hace la canción."

Ismael Serrano 

4 comentarios:

● MeLisita ~ dijo...

Yo ya lo dije, y lo vuelvo a reafirmar, Serrano es uno de los pocos hombres que le permito que entre y salga de mi vida, cuando y como él quiere, que cuente como se le da la gana en alguna que otra canción algo qe me pasó o lo qe hasta también me podría llegar a pasar.. ¡Qué genio de la vida!.
Y vos tan reinaa como siempre :). Te mando un beso, acá como siempre, un gusto leerte!

Emiliana dijo...

Me encanta Ismael Serrano = LOVE

Gastón dijo...

Estem...
Tengo que escuchar la canción?

maqui ~ dijo...

qué gigante es mi gran amigo Ismael, y lo llamo amigo, porque comparto con él todo, porque amo escucharlo, porque lo tengo siempre presente.
recuerdo, esta cancion qué hermosa es, un poquito menos que él :)
un beso muchacha, qué andes bien*