sábado, 20 de febrero de 2010

El día que lo termine, no lo voy a guardar ni voy a esperar al momento correcto. El día que lo termine, en el instante en que ponga el último punto va a ser el momento correcto. No sé a través de qué medio pero te va a llegar. Y te vas a tener que hacer cargo.
Una vez que termine la minuciosa selección de palabras que estoy haciendo para vos y que termine de dibujarlas en algún pedazo de papel, te va a tocar responder a ese himno dedicado e inspirado en tu persona. Cada coma, cada acento, cada palabra y hasta cada falta de ortografía fueron elegidas para vos. Todo lo que lo forma va dirigido a vos y jamás se podría aplicar a otra persona. 
Es cada rincón tuyo, lo que conoces y lo que no, lo que imaginas, lo que escondes... Palabras que nunca te dijeron y que no te gustan oír. Momentos que reprimiste. Instantes que olvidaste. Yo te los voy a mostrar. Porque nunca más te vas a olvidar.

1 comentario:

Barbie dijo...

Uy, me gusto lo que escribiste pero no querria ser el receptor de las palabras que estas eligiendo, cuanto enojo!
Beso!